120 aniversario de la muerte del escritor Kurt Tucholsky

Kurt Tucholsky (1890 - 1935) Ampliar imagen (© picture-alliance / Sven Simon) El periodista y escritor Kurt Tucholsky (1890-1935), sin duda la más mordaz pluma de la era de la República de Weimar, un excelente crítico literario y agudo observador de los procesos políticos y sociales de su época, hubiera cumplido 120 años en 2010. Nacido el 9 de enero de 1890 en Berlín, continúa encarnando también 75 después de su muerte en el exilio la figura de un controvertido intelectual de izquierda que luchó contra las calamidades de su tiempo y simultáneamente buscó la paz interior. También Tucholsky vivió, como Heine, en París y abogó por un mejor entendimiento entre alemanes y franceses.

Hijo de un banquero judío, que murió cuando él tenía quince años, Tucholsky estudió primero derecho, hasta ser reclutado durante la Primera Guerra Mundial y enviado al frente oriental. De adolescente escribió ya sus primeros textos periodísticos. Pero no fue sino después de 1919, durante la República de Weimar, que ganó fama como periodista y escritor comprometido políticamente. Su nombre se halla estrechamente ligado a la revista “Weltbühne”, de la que fue su principal autor utilizando diversos pseudónimos y para la que trabajó como corresponsal en París en los años 1920.

Kurt Tucholsky Literaturmuseum im Schloss Rheinsberg Ampliar imagen (© picture-alliance/ dpa) Tucholsky escribió varios miles de artículos para unas cien publicaciones, lo que lo transformó en uno de los más conocidos periodistas de la República de Weimar. Siempre fue un ferviente defensor de la democracia, pero también criticó duramente algunos aspectos de la República de Weimar e incluso llegó a simpatizar con ciertas ideas revolucionarias. A comienzos de los años 1920 se contó entre los más decididos abogados de la democracia liberal, estremecida una y otra vez por asesinatos políticos. Fue un convencido pacifista, que despreciaba las ideas militaristas de la aristocracia de su tiempo y defendía los derechos humanos, llegando a decir la famosa frase “Los soldados son asesinos”, que despertó opiniones divididas. Tucholsky condenó con clara visión el ascenso de los nacionalsocialistas mucho antes que Hitler accediera al poder. Privado de la ciudadanía, fue uno de los primeros exiliados alemanes y se asentó en 1930 en Hindas, Suecia, cerca de Göteborg. Allí se quitó la vida en 1935, acosado por problemas físicos y psíquicos.

© CIDAL